Tartaletas

TARTALETAS DE LIMA

Cremosas, fresquitas y refrescantes…así son estas riquísimas tartaletas de lima. El toque a almendras de la base las hace deliciosas junto a la acidez de la lima. Una combinación explosiva para este calor que no mitiga…:(

La receta original es un key lime pie. Puede hacerse con una base de galletas o con la masa que veis en las fotos. Es cuestión de gustos hacer una base u otra, pero cuando probéis a hacer esta seguro que repetís.

La lima “Key” es un tipo de lima bastante más pequeña y de piel más fina que las limas a las que estamos acostumbrados. Su preciada acidez se debe a su recolección temprana, ya que cuando alcanzan su madurez resultan más dulces. Curiosamente hoy en día la mayoría se importan desde Méjico, aunque siguen conservando el nombre de “Key lime”, haciendo referencia al tiempo en el que se cosechaban profusamente en los cayos de Florida.

Ingredientes para las tartaletas: (receta de Joy of Baking)

  • 35 gr. de almendras molidas
  • 165 gr. de harina de trigo normal
  • una punta de una cucharadita de levadura química
  • una punta de cucharadita de sal fina
  • 70 gr. de azúcar glass (mejor si es tipo “icing“)
  • 75 gr. de mantequilla sin sal fría
  • 3 yemas de huevo frías tamaño “L”
  • semillas de una vaina de vainilla

Elaboración de las tartaletas:

  1. En un bowl grande, tamizar la harina junto con el azúcar, la almendra, la sal y la levadura. Batir hasta conseguir una mezcla arenosa. Incorporar la mantequilla poco a poco en trocitos y seguir batiendo hasta que no queden rastros de ella.
  2. Añadir los huevos y las semillas de vainilla. Volver a batir hasta incorporar. Cuando esté bien mezclada, volcarla en la encimera y hacer una bola con ella. Dividirla en porciones de unos 65 gr. Envolverlas en papel film individualmente y refrigerar toda la noche si es posible.
  3. Al día siguiente (o pasadas unas 8 horas), pasar un rodillo sobre cada porción de masa y estirarla en círculos de unos 15 cm. de diámetro aproximadamente. Para ello habrá que enharinar la superficie de trabajo, así se evita que se pegue. Colocarlas sobre papel de horno y meter en la nevera unos 30 minutos.
  4. Con estas cantidades se consiguen unos 6 círculos de masa. La idea es colocar cada porción de masa en un aro de hornear de 10 cm. de diámetro. Yo no tengo, así que utilicé cazuelitas de barro de ese tamaño (tendréis que poner mantequilla y harina entonces para evitar que se os peguen en el horno).
  5. Encender el horno a 180 ºC.
  6. Al sacar las porciones de la nevera, colocarlas con cuidado sobre cada cazuelita o aro de hornear (cualquiera de los dos colocados sobre una bandeja de horno). Presionar con cuidado siguiendo la forma del aro.
  7. Con ayuda de un cuchillo retirar la masa que sobresalga por los bordes y volver a enfriarlas otros 30 minutos en la nevera. Una vez enfriadas de nuevo, pinchar la masa con un tenedor. Colocar sobre ellas un trozo de papel de aluminio o papel de horno. Volcar encima un puñado de garbanzos para evitar que leve durante el horneado.
  8. Meterlas en el horno unos 20 minutos (los bordes deben quedar dorado oscuro). Sacarlas pasado ese tiempo, retirar los garbanzos, y dejar enfriar sobre una rejilla sin sacar del aro o cazuelita.

Ingredientes para la crema de lima:

  • 390 gr. de leche condensada (con su grasa, nada de “light”)
  • 3 yemas de huevo tamaño “L” a temperatura ambiente
  • 120 mil. de zumo de lima (el zumo de 4 limas aproximadamente)
  • una cucharadita de ralladura de lima

Elaboración de la crema de lima:

  1. Batir con varillas las yemas hasta que cambien de color y estén esponjosas. Incorporar la leche condensada poco a poco y seguir batiendo hasta sea una mezcla homogénea.
  2. Verter el zumo de lima y la ralladura. Batir hasta incorporar.

Montaje de las tartaletas:

  1. Rellenar cada tartaleta con la crema de lima (sin llegar hasta el borde), y hornear unos 15 minutos o hasta que veamos que ha cuajado.
  2. Sacar del horno y dejar enfriar a temperatura ambiente. Refrigerar después en la nevera varias horas para que se asiente.
  3. Decorar con nata montada o lo que se os ocurra.

 

Apuntes/consejos:

  • También se puede hacer en un molde grande y conseguir así una tarta de lima en lugar de tartaletas individuales. En ese caso tendréis que aumentar los tiempos de horneado tanto de la masa como del relleno.
  • Podéis sustituir la lima por zumo de limón si no las encontráis. Resulta muy rica también.

Hasta pronto!! (espero que estéis teniendo un gran verano !)

Carmen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.