Tartas

TARTA ESPECIADA DE MANZANAS CARAMELIZADAS

 

Me he empeñado en que ha llegado el otoño y  que había que celebrarlo por todo lo alto (a pesar de que sigamos por aquí cerca de los 30º C). He repasado todas las recetas que tengo de temporada, de principio a fin, hasta que caí en la cuenta de lo buenísima que está esta tarta. Si os gusta la tarta de zanahoria, con esta vais a alucinar. El bizcocho es jugosísimo; ninguna especia sobresale por encima de las demás aportando en conjunto un sabor espectacular. No necesita el aderezo del buttercream de merengue suizo, pero os podéis hacer una idea del resultado final…

Ingredientes para la tarta especiada de manzanas caramelizadas (receta adaptada de Martha Stewart ):

  • 900 gr. de manzanas Granny Smith, peladas y descorazonadas.
  • 312 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • una vaina de vainilla de buena calidad
  • 120 ml. de mosto de manzana o sidra en su defecto
  • 340 gr. de azúcar blanquilla
  • 540 gr. de harina de trigo
  • 12 gr. de levadura química
  • 12 gr. de bicarbonato
  • 5 gr. de sal
  • 1/4 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 7 gr. de canela molida
  • 45 gr. de azúcar moreno de caña integral
  • 4 huevos tamaño “L” a temperatura ambiente
  • 120 ml. de nata agria
  • 125 gr. de nueces pecanas sin cáscara molidas

Elaboración de la tarta:

  1. Tras pelar y descorazonar las manzanas, partirlas en trozos pequeñitos. Si tenéis un rallador con huecos grandes podéis ahorrar tiempo. Mi rallador es normal, así que me llevó un buen rato cortarlas. Reservarlas.
  2. En una sartén grande y de paredes altas, poner a calentar 62 gr. de la mantequilla total junto con la vaina de vainilla abierta y las semillas extraídas. Dejar a fuego medio unos 3 minutos o hasta que la mantequilla oscurezca un poco. Incorporar las manzanas, el mosto y 120 gr. del azúcar total. Subir el fuego y dejar cocinar, removiendo de vez en cuando unos 8 minutos. El tiempo es aproximado ya que las manzanas deben quedar muy “pachuchas”, de color bronce y sin líquido alguno. Sacar la vaina de vainilla y dejar enfriar.
  3. En un bowl mediano, tamizar la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias. Sacar 35 gr. de esa mezcla y reservar.
  4. Engrasar dos moldes de 20 cm. de diámetro con mantequilla y harina. Calentar el horno a 180ºC.
  5. En el bowl de nuestro robot de cocina, batir la mantequilla y el azúcar restantes junto con el azúcar moreno a velocidad media alta hasta que la mezcla claree. Bajar la velocidad e ir añadiendo los huevos de uno en uno, batiendo bien.
  6. Incorporar la harina en dos veces alternando con la nata agria. Mezclar bien.
  7. La harina reservada echarla en las manzanas y remover con una espátula.
  8. Incorporar las manzanas a la mezcla de harina que tenemos en el robot junto con las nueces pecanas. Batir hasta integrar bien a baja velocidad.
  9. Repartir la mezcla entre los dos moldes y hornear unos 55 minutos, o hasta que al clavar una brocheta en el centro salga limpia .
  10. Cuando esté hecho, dejar reposar dentro del molde y sobre una rejilla enfriadora una media hora. Desmoldar después y dejar enfriar del todo.

Ingredientes para el buttercream de merengue suizo:

  • 500 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente cortada en cubitos
  • 340 gr. de azúcar moreno
  • 5 claras de huevo pasteurizadas
  • 1/4 cucharadita de sal

Elaboración del merengue suizo:

  1. En un cazo al baño María, calentar las claras a 65ºC  junto con el azúcar. Una vez que alcance la temperatura, remover unos 4 minutos para que se disuelva bien.
  2. Pasar la mezcla al bowl de un robot, o con unas varillas, y batir a velocidad alta hasta que forme picos rígidos. Tardará un rato por la temperatura de las claras.
  3. Incorporar la mantequilla a velocidad media, poco a poco, comprobando antes que las claras estén ya a temperatura ambiente. Esto es fundamental porque de lo contrario la mantequilla se derretirá y no servirá.
  4. Batir hasta que obtengamos un buttercream muy sedoso y cremoso. Aproximadamente entre 5 y 7 minutos.

Montaje de la tarta:

  1. Quitar a ambos bizcochos la capa de arriba para dejarlos lisos. Si no tenéis pulso como yo, una lira es de gran ayuda.
  2. Poner un bizcocho sobre el plato o base de tarta, cubrir con una buena capa de buttercream de merengue suizo, y colocar encima el otro bizcocho con la base hacia arriba.
  3. Poner más buttercream hasta cubrir la tarta entera, pero haciendo solo una capa muy finita. Es la capa “sujeta migas”. Meter en la nevera una media hora para que coja firmeza.
  4. Sacar de la nevera, y cubrir de nuevo pero de una forma más generosa.
  5. Decorar al gusto.

Consejos:

  • El bizcocho me parece exquisito por sí solo sin la crema. Las tapaderas son siempre mi parte favorita, y me las voy comiendo a trocitos en el desayuno.
  • Como comprobareis salen dos bizcochos bastante hermosos. Si no necesitáis tanta cantidad podéis congelar uno, o partir las cantidades a la mitad y utilizar un solo molde más pequeño.
  • Suelo comprar los frutos secos a granel en la plaza de abastos. Al ser de temporada están más frescos que los envasados. En el puesto donde los compro me dijeron que no tenían aún nueces pecanas, así que opté por unas nueces de esta nueva temporada de Ronda. Estaban muy ricas, así que no puedo imaginar cómo estará el bizcocho con las pecanas….
  • Es una receta laboriosa pero no complicada. De verdad que merece la pena el esfuerzo.
  • Me gusta guardar en frío las tartas por evitar cambios de temperatura, pero cuando vayáis a comerla, recordad sacarla de  la nevera un buen rato antes porque los sabores se pierden con el frío.

Hasta pronto!!

Carmen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.