Bizcochos

TIRAMISÚ

Me he debatido entre la receta perfecta visualmente y la desgraciada que no llama la atención. Al final me he decantado por la segunda ya que es la que siempre hago, y porque le tengo un especial cariño al recorte de revista que lleva ya conmigo unos diez años. En esta receta, mi tiramisú no lleva nata, lo cual se traduce en una masa con menos cuerpo y no muy firme. El resultado es un caos delicioso muy suave, donde el sabor del mascarpone sobresale.

Los bizcochos de soletilla se pueden comprar hechos, pero no debemos dejarnos arrastrar por la pereza. Merece la pena hacerlos en casa. Se nota la diferencia.

Si fuese un lugar, el tiramisú debería ser Patrimonio de la Humanidad. Me parece irresistible en todas sus variantes.

Ingredientes para los bizcochos de soletilla:

  • 4 huevos “L” a temperatura ambiente y separadas las claras de las yemas
  • 120 gr. de azúcar blanquilla
  • 120 gr. de harina normal de trigo tamizada
  • azúcar glass para espolvorear
  • aros metálicos de emplatar
  • un vaso de café solo
  • vino de Marsala

Elaboración de los bizcochos:

  1. Precalentar el horno a 180 ºC.
  2. Montar las claras a punto de nieve en un bowl. Añadir el azúcar y seguir batiendo hasta que el merengue forme picos duros.
  3. Añadir las yemas ligeramente batidas y la harina. Mezclar con movimientos envolventes con cuidado de que no baje demasiado.
  4. Con la ayuda de una manga pastelera, formar sobre la bandeja del horno (forrada con papel sulfurizado), círculos del tamaño de nuestros aros de emplatar. Espolvorear con azúcar glass, dejar reposar un minuto, y volver a poner azúcar.
  5. Hornear entre 10 y 12 minutos.
  6. Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.

Ingredientes para la crema del tiramisú:

  • 5 huevos tamaño “L”, separadas las claras de las yemas
  • 500 gr. de queso mascarpone
  • 100 gr. de azúcar glass
  • cacao en polvo de buena calidad
  • *(160 ml. de nata montada en caso de optar por la versión “bonita”)

Elaboración de la crema:

  1. Montar las claras a punto de nieve, añadir la mitad del azúcar y continuar batiendo hasta que hagan picos duros.
  2. Batir las yemas en otro bowl con el resto de azúcar, hasta que doblen su volumen y estén firmes.
  3. En un bowl grande, mezclar las yemas, las claras y el mascarpone con movimientos envolventes.(Si queréis añadir la nata, debéis hacerlo en este punto). Si batimos rápido se convertirá en una masa líquida que tendremos que desechar.
  4. Enfriar en la nevera mínimo un par de horas. Yo suelo hacerla la noche antes de usarla.

Montaje del tiramisú:

  • Empapar los bizcochos unos con café y otros con  vino de Marsala. Mejor que el café esté a temperatura ambiente porque puede calentar la crema de mascarpone.
  • Colocar un primer bizcocho con café dentro del aro de emplatar, cubrir con la crema, colocar encima otro bizcocho mojado en vino, y repetir el paso de la crema pero rellenando hasta el borde del aro.
  • Repetir el paso anterior hasta que tengamos el número de tiramisús que queremos. Conviene ir refrigerando a medida que se van haciendo.
  • Antes de servir, sacar de la nevera, pasar la punta de un cuchillo alrededor del aro para desmoldarlo, y espolvorear con cacao de buena calidad.

Consejos:

  • Si queréis hacer la receta un poco más fácil, podéis volcar toda la masa de bizcocho en la bandeja del horno, y tendréis una plancha de bizcocho que podréis ir cortando en porciones con el aro una vez que esté hecho.
  • Como he dicho antes, si añadís la nata montada la crema quedará más firme aunque el sabor del queso más enmascarado.
  • El vino de Marsala es un vino italiano, que en su versión menos seca se usa mucho en postres. Por supuesto es opcional.

Hasta pronto!!

Carmen.

Un pensamiento sobre “TIRAMISÚ”

  1. Fernando Solano dice:

    Me muero por probar esa mezcla deliciosa.

Responder a Fernando Solano

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.