Tartas

HUMMINGBIRD CAKE

La señora Wiggins envió desde Greensboro (Carolina del Norte), la receta de su “Hummingbird cake” a la redacción de la revista Southern Living. Qué sorpresa se llevaría, cuando en febrero de 1978, su tarta fue publicada a toda página. Seguro que no imaginó en ese momento el éxito que su receta alcanzaría en un futuro, y la de premios “blue ribbons” que se entregarían en las diferentes ferias estatales.

La tarta Hummingbird, o tarta colibrí, está hecha a base de plátanos, piña, y nueces pecanas. He de decir que la probé cuando aún los bizcochos estaban templados, y no me gustó su sabor. Sin embargo le di una segunda oportunidad, y me sorprendí gratamente. Me pareció muy rica, no tan dulce como la primera vez, y con una textura muy agradable. Sin lugar a dudas, hay vida más allá del chocolate, y me estoy dando cuenta de ello.

Hay ligeras versiones de la original, que incluyen coco u otros ingredientes, pero he querido ajustarme a la de Mrs. Wiggins.

Ingredientes para el Hummingbird cake:

  • 3 huevos “L”
  • 180 ml. de aceite vegetal
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 3 plátanos grandes -de Canarias-maduros
  • 225 grs. de piña de lata en su jugo, muy desmigada
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 390 grs. de harina normal
  • 400 grs. de azúcar blanquilla
  • 250 grs. de nueces pecanas (solo hacen faltan unos 110 grs., pero si las compráis con cáscara tendréis que doblar la cantidad)

Elaboración del Hummingbird cake:

  1. Pelamos las nueces si son con cáscara, y las horneamos. A temperatura suave las vigilamos hasta que empiecen a oler a “tostaditas”. Cuidado con quemarlas. Las dejamos enfriar y las picamos en trocitos.
  2. Engrasamos dos moldes de unos 23 cms. Si solo tenéis uno, tardaremos un poco más.
  3. Precalentamos el horno a 180ºC.
  4. En un bowl mezclaremos la canela, el azúcar, el bicarbonato, la sal y la harina. Reservamos.
  5. En el bowl de nuestro robot de cocina, mezclaremos a velocidad baja  la vainilla, el aceite y los huevos. Le añadimos los plátanos (aplastados previamente con un tenedor), y la piña. Cuando la estéis desmigando no desechéis el jugo, pues servirá para añadirle jugosidad al bizcocho.
  6. Añadirle la mezcla de harina que teníamos reservada. Remover hasta integrar bien pero sin pasarnos.
  7. Dividir la masa entre los moldes, o reservar la mitad de la masa hasta que tengamos hecho el primer bizcocho.
  8. Colocaremos la bandeja de horno en la mitad, y hornearemos entre 25-30 minutos, o hasta que al clavar una brocheta de madera, esta salga limpia.
  9. Cuando estén listos los dejamos reposar en el molde diez minutos sobre una rejilla. Pasado este tiempo los desmoldamos con cuidado, y los dejamos enfriar por completo.
  10. Para montar nuestra tarta, colocaremos un bizcocho (habiéndolo nivelado previamente), pondremos una capa de crema, y colocamos encima el otro bizcocho también nivelado. Cubrimos con más crema.

 Crema de relleno y cobertura:

  • 225 grs. de queso crema a temperatura ambiente
  • 57 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 450 grs. de icing sugar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 50 grs. de nueces pecanas picadas (opcional)

Mezclar en el bowl de nuestro robot, el queso y la mantequilla a velocidad baja. Cuando esté integrado, vamos añadiendo el azúcar poco a poco y seguimos mezclando a velocidad baja. Incorporamos la vainilla. Echamos las nueces (no se las puse porque me las comí mientras hacía la tarta…) La textura final debe ser suave y no muy espesa. Si estuviese muy líquida podemos enfriarla un poco.

Consejos:

  • Como va llegando el calor, es mejor conservarla en la nevera. Sacadla un rato antes de comerla para potenciar los sabores.
  • Las nueces pecanas las encontraréis seguramente en tiendas especializadas en frutos secos. Las busqué por varios supermercados y solo puede encontrarlas mezcladas con otros frutos secos. No son baratas, pero merecen la pena. Su sabor es parecido al de las nueces clásicas, aunque son menos amargas y más aceitosas.
  • Son originarias del sureste de Estados Unidos, siendo su época de recogida el otoño. Es mejor que os aseguren su frescura porque si están pasadas será imposible usarlas por el amargor.
  • Tienen un contenido calórico muy alto, pero en pequeñas cantidades son muy sanas. Aportan fibra, magnesio, zinc, selenio….así que qué mejor forma de cuidarse con dos o tres al día.

Hasta pronto!!

Carmen.

3 pensamientos sobre “HUMMINGBIRD CAKE”

  1. monsieurthiery dice:

    La eleccion de la receta me parece perfecta. Esta tarde pienso ir a Amelie’s a comerme una.

    1. Carmen dice:

      Suerte tu que tienes!!

  2. pilar ruso dice:

    que buena!!!! Me recuerda a la que yo hago de zanahorias, sin zanahorias claro.Este puente la haré.mmmmmmm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.